GENESIS Y ORIENTACION

                                                

La Agenda Pro-Crecimiento constituye en si misma el hito más importante de dialogo, entendimiento y cooperación del sector público y privado observado en los últimos doce años en Chile y es una respuesta categórica de los empresarios privados y directivos de la gestión pública del Estado, al desafío presente y futuro de mayor crecimiento económico requerido por el país y a la generación de mayor empleo y mejores ingresos para todos los trabajadores de la nación.

Su clara orientación a apoyar los intereses superiores de la nación y su génesis dinámica y ampliamente participativa, la transforman en una iniciativa inédita en nuestro medio nacional y necesariamente replicable en beneficio de superar tantos desencuentros observados en las últimas décadas entre empresarios, trabajadores y autoridades económicas y políticas del país. En efecto, el decidido y generoso gesto de colaboración del Presidente de la SOFOFA, Sr. Juan Claro, manifestado al presidente Señor Ricardo Lagos, durante la Cena Anual de la Asociación Gremial de la Industria realizada el 30 de Octubre del 2001 y la entusiasta acogida del Mandatario al ofrecimiento de colaboración del líder gremial para iniciar un dialogo técnico con reconocidos expertos para identificar oportunidades que potenciaran el crecimiento económico del país, dio lugar a que en los próximos noventa días se constituyeran 28 comisiones técnicas, que permitieron elaborar el documento denominado Agenda Pro-Crecimiento formalmente presentada a la opinión publica el 31 de Enero del 2001 por el Ministro de Hacienda, Sr. Nicolás Eyzaguirre, en conjunto con los Ministros de Economía, del Trabajo y de la Secretaria General de la Presidencia .El dinamismo de la Agenda ha quedado de manifiesto en días recientes, cuando ha vuelto a ser noticia de actualidad , gracias a la incorporación de varias de sus iniciativas a Proyectos de Ley que han iniciado su tramitación en el Parlamento.

El diagnóstico original realizado por ambas partes resultó ser coincidente al concluir que para recuperar las altas tasas de crecimiento de sobre un 7% anual observada en el país hasta el año 1998, además de mantener indicadores macroeconómicos sólidos como los que exhibe Chile como país en la actualidad, se deberá también trabajar internamente en mejorar una serie de factores microeconómicos que afectan directamente la operación y funcionamiento de las empresas y que definen fuertemente su competitividad tanto en el mercado interno y/o externo en que participan. De esta forma la agenda pro-crecimiento logró identificar y analizar ocho líneas temáticas principales que optimizan la operación y funcionamiento de las empresas en general y que poseen una alta incidencia en el desarrollo económico y social del país y que originan un impacto particular en las pequeñas y medianas empresas nacionales (PYMES), cuyos alcances se analizarán brevemente a continuación para observar la importancia que tendrá la agenda individualizada en este relevante segmento empresarial que da ocupación al 80% de la fuerza laboral de Chile.



IR A:[INDICE] / [MUNDOPYME]